26/07/2021 #OM21

De patinar en Vigo a triunfar en Tokio 2020

Este fin de semana se han disputado en el flamante skatepark de Ariake las primeras medallas olímpicas de la historia del skateboarding. Un hito histórico que estaba marcado en rojo en el calendario desde que el COI anunciase allá por el ya lejano 2015 la inclusión del patín como disciplina olímpica en Tokio 2020 en las modalidades de Street y Park. Desde entonces la expectación ha ido creciendo, no sin controversia de por medio, hasta que el pasado domingo de madrugada la competición de Street masculino echó a andar escribiendo un nuevo capítulo en la historia del patín… y con protagonistas bien conocidos por todos nosotros.

Y es que entre los skaters participantes encontramos muchos nombres que han pasado por Vigo, hasta el punto de que 5 de los 8 finalistas masculinos en Tokio 2020 han competido en O Marisquiño en el pasado; incluyendo el brasileño Kelvin Hoefler —ganador de OM14— que se colgó la medalla de plata en Ariake o el peruano Angelo Caro, que acabó 5 en la final y ha confirmado su asistencia a OM21.

Entre las mujeres esta misma madrugada del lunes el honor de ser la primera en patinar en unos Juegos Olímpicos ha recaído sobre la española Andrea Benitez, OG de O Marisquiño a quien hemos visto progresar año tras año y por quien no podíamos alegrarnos más. Ah! y todas las ganadoras de OM desde 2014 han estado en Tokio. Hablamos de las brasileñas Pamela Rosa y Leticia Bufoni, la austríaca Julia Brueckler y las holandesas Candy Jacobs (que lamentablemente se quedó sin competir por dar positivo en COVID-19) y Keet Oldenbeuving, que vendrá a OM21 a defender su corona del 2019.

Pero aquí no ha acabado el papel del skateboarding en las olimpiadas niponas ya que aún quedan por disputarse los próximos 4 y 5 de agosto las pruebas de Park. En esta competición también encontraremos patinando a skaters habituales y muy queridos en O Marisquiño como son el team nacional al completo compuesto por Julia Benedetti, Jaime Mateu y Danny León.

Cruzamos los dedos y mandamos toda la buena energía posible para que, al igual que con Hoefler, podamos escribir pronto de nuevo "De patinar en Vigo a triunfar en Tokio 2020", una frase que hace unos años nos hubiese parecido surrealista pero que hoy es ya una realidad.